EXTINTORES ELEMENTO VITAL EN CASO DE INCENDIO

Cuando hablamos de elementos contra incendios contar con una alarma junto a un detector y un extintor es fundamental para prevenir en caso de conato de incendio 

Un extintor es un elemento portátil cuya finalidad es apagar el fuego en sus comienzo siempre que estos tengan la capacidad para extinguirlo rápidamente, porque esté focalizado en un pequeña zona. Consiste en un recipiente metálico que a través de una boquilla y mediante una válvula emite un agente extintor que se ha de dirigir al fuego. 

TIPOS DE EXTINTORES 

Clases de extintores según el tamaño

Los tamaños de venta al público de los extintores varían desde 1 Kg. hasta los 100 Kg. Según el agente extintor que contengan, su volumen y carga pueden variar, por tanto, según su tamaño se clasifican de la siguiente manera:

  • Polvo – 1Kg. hasta 9Kg.
  • Agua – 1Kg. hasta 12Kg.
  • C02 – 2Kg. hasta 10Kg.
  • Automáticos – 6Kg. hasta 9Kg.
  • Con ruedas – 25Kg, 50Kg o 100Kg.
  • Otros – 1Kg. hasta 12Kg.

Sin embargo, en entornos profesionales, el volumen y tamaño aumenta considerablemente. Por ejemplo, un camión cisterna puede albergar hasta 38.000 litros de agente extintor.

Clases de extintor según la clase de fuego a extinguir

También es posible catalogar los extintores según aquello que son capacez de apagar. Por tanto, es necesario diferenciar los posibles tipos de fuego. Para ello, el fuego se clasifica según el principal combustible que lo hace arder. Por tanto, la clasificación quedaría de esta manera:

  • Cuando el combustible es sólido, se trata de un Fuego Tipo A.
  • Si el combustible es líquido, será un Fuego Tipo B.
  • En caso de que el combustible sea gaseoso, habrá un Fuego Tipo C.
  • Si el combustible es metálico, será un Fuego Tipo D.
  • En caso de producirse un incendio a base de aceites vegetales o animales será un fuego Tipo K.

A parte, existen los fuegos eléctricos. Este tipo de incendio se puede producir en base a cualquier tipo de combustible. El único requisito para que un fuego sea eléctrico es que su combustible sea conductor de una corriente eléctrica. Esta circunstancia es más común con metales y líquidos, no obstante, es posible con muchos gases e infinidad de sólidos.

Descubre cómo actuar si hay un incendio en un negocio con gente dentro

Tipos de extintor según su agente extintor

En función del agente extintor, existen los siguientes tipos de extintores:

  • Agua: fuegos de clase A sin electricidad.
  • Agua pulverizada: fuegos de clase A y B.
  • Espuma: fuegos de clase A y B.
  • De polvo: fuegos de clase A, B, C y eléctricos.
  • De CO2: fuegos de clase A, B, C y eléctricos.
  • Específicos para metales: fuegos de clase D y eléctricos.
  • De acetato potásico: fuegos de clase B y C.
  • De compuestos halogenados: fuegos B, C y eléctricos.

Extintores de agua

El agua a presión de estos extintores extingue las llamas por enfriamiento al poseer un gran poder de absorción de calor. Además, también este tipo de extinto sofoca el fuego, pues toda el agua evaporada a altas temperaturas de combustión expande su volumen en tal medida, que desplaza el oxígeno y los vapores de combustión. Es una de las mejores opciones para fuegos tipo A.

Extintores a base de agua pulverizada

La diferencia con los extintores de agua comunes es que, en este caso, la descarga se produce en finas gotas que generan una especie de niebla, consiguiendo mayor efectividad en la lucha contra el fuego. Por ese motivo, a parte de ser útiles contra fuegos tipo A, también se pueden utilizar contra fuegos tipo B.

Extintores a base de espuma (AFFF)

Al igual que ocurre con los extintores a base de agua, los de espuma ahogan las llamas por enfriamiento y sofocación. En este caso se debe a que la espuma crea una capa continua acuosa que desplaza el aire, enfría e impide posibles escapes de vapor que podrían generar más llamas. Óptimo para fuegos tipo A y B.

Extintores de Polvo Químico seco triclase ABC

El efecto químico que se produce con las llamas al poner en funcionamiento este tipo de extintores rompe la reacción en cadena del fuego. Además, el fosfato monoamónico que los compone se funde con las llamas y crea una sustancia pegajosa que se adhiere en cualquier elemento sólido, creando una barrera protectora frente a las llamas. Es perfecto para fuegos tipo A, aunque funciona igual de bien con fuegos de clase B, C y eléctricos.

Extintores de dióxido de carbono o CO2

En estos casos, al descargar el gas encerrado a presión dentro del extintor, el CO2 se expande abruptamente y su temperatura desciende de tal manera que se convierte en hielo seco o nieve carbónica, lo que permite enfriar el combustible. También se desplaza el oxígeno, con lo que hay un efecto de sofocación que contribuye a apagar el fuego. Funciona muy bien con fuegos de clase A, B, C y cualquiera de sus variantes eléctricas.

Extintores específicos para  metales combustibles o aleaciones metálicas

Suelen actuar por sofocación, generando una capa o barrera entre el metal y el aire, de modo que impidan al fuego respirar y expandirse. En efecto, son la mejor opción para fuegos de clase D y eléctricos metálicos.

Extintores a base de acetato de potasio

Especialmente diseñados para combatir fuegos producidos sobre aceites y grasas de freidoras, cocinas, etc. siendo estos más útiles como medidas de seguridad en restaurantes. El acetato potásico se descarga en forma de niebla que, al entrar en contacto con el aceite o grasa, crea una espuma jabonosa que separa la superficie del aire. Además, parte de las gotas de la neblina se vaporizan refrigerando el aceite o grasa en combustión. Por ese motivo es perfecto para fuegos tipo B y C.

Extintores a base de compuestos halogenados

Actúan igual que los anteriores, rompiendo la reacción en cadena del fuego, con la ventaja de no dejar vestigios ni residuos. Tampoco son conductores de la electricidad. Por tanto, permite apagar fuegos B, C y eléctricos.

La mejor protección contra incendios

Ahora podrás comprobar si el extintor más cercano es el adecuado para la ubicación en la que estés. En casa, lo más recomendable es tener un extintor cerca del detector de humos conectado al dispositivo de alarma.

Clases de extintores según el tamaño

Los tamaños de venta al público de los extintores varían desde 1 Kg. hasta los 100 Kg. Según el agente extintor que contengan, su volumen y carga pueden variar, por tanto, según su tamaño se clasifican de la siguiente manera:

  • Polvo – 1Kg. hasta 9Kg.
  • Agua – 1Kg. hasta 12Kg.
  • C02 – 2Kg. hasta 10Kg.
  • Automáticos – 6Kg. hasta 9Kg.
  • Con ruedas – 25Kg, 50Kg o 100Kg.
  • Otros – 1Kg. hasta 12Kg.

Sin embargo, en entornos profesionales, el volumen y tamaño aumenta considerablemente. Por ejemplo, un camión cisterna puede albergar hasta 38.000 litros de agente extintor.

Clases de extintor según la clase de fuego a extinguir

También es posible catalogar los extintores según aquello que son capacez de apagar. Por tanto, es necesario diferenciar los posibles tipos de fuego. Para ello, el fuego se clasifica según el principal combustible que lo hace arder. Por tanto, la clasificación quedaría de esta manera:

  • Cuando el combustible es sólido, se trata de un Fuego Tipo A.
  • Si el combustible es líquido, será un Fuego Tipo B.
  • En caso de que el combustible sea gaseoso, habrá un Fuego Tipo C.
  • Si el combustible es metálico, será un Fuego Tipo D.
  • En caso de producirse un incendio a base de aceites vegetales o animales será un fuego Tipo K.

A parte, existen los fuegos eléctricos. Este tipo de incendio se puede producir en base a cualquier tipo de combustible. El único requisito para que un fuego sea eléctrico es que su combustible sea conductor de una corriente eléctrica. Esta circunstancia es más común con metales y líquidos, no obstante, es posible con muchos gases e infinidad de sólidos.

Descubre cómo actuar si hay un incendio en un negocio con gente dentro

Tipos de extintor según su agente extintor

En función del agente extintor, existen los siguientes tipos de extintores:

  • Agua: fuegos de clase A sin electricidad.
  • Agua pulverizada: fuegos de clase A y B.
  • Espuma: fuegos de clase A y B.
  • De polvo: fuegos de clase A, B, C y eléctricos.
  • De CO2: fuegos de clase A, B, C y eléctricos.
  • Específicos para metales: fuegos de clase D y eléctricos.
  • De acetato potásico: fuegos de clase B y C.
  • De compuestos halogenados: fuegos B, C y eléctricos.

Extintores de agua

El agua a presión de estos extintores extingue las llamas por enfriamiento al poseer un gran poder de absorción de calor. Además, también este tipo de extinto sofoca el fuego, pues toda el agua evaporada a altas temperaturas de combustión expande su volumen en tal medida, que desplaza el oxígeno y los vapores de combustión. Es una de las mejores opciones para fuegos tipo A.

Extintores a base de agua pulverizada

La diferencia con los extintores de agua comunes es que, en este caso, la descarga se produce en finas gotas que generan una especie de niebla, consiguiendo mayor efectividad en la lucha contra el fuego. Por ese motivo, a parte de ser útiles contra fuegos tipo A, también se pueden utilizar contra fuegos tipo B.

Extintores a base de espuma (AFFF)

Al igual que ocurre con los extintores a base de agua, los de espuma ahogan las llamas por enfriamiento y sofocación. En este caso se debe a que la espuma crea una capa continua acuosa que desplaza el aire, enfría e impide posibles escapes de vapor que podrían generar más llamas. Óptimo para fuegos tipo A y B.

Extintores de Polvo Químico seco triclase ABC

El efecto químico que se produce con las llamas al poner en funcionamiento este tipo de extintores rompe la reacción en cadena del fuego. Además, el fosfato monoamónico que los compone se funde con las llamas y crea una sustancia pegajosa que se adhiere en cualquier elemento sólido, creando una barrera protectora frente a las llamas. Es perfecto para fuegos tipo A, aunque funciona igual de bien con fuegos de clase B, C y eléctricos.

Extintores de dióxido de carbono o CO2

En estos casos, al descargar el gas encerrado a presión dentro del extintor, el CO2 se expande abruptamente y su temperatura desciende de tal manera que se convierte en hielo seco o nieve carbónica, lo que permite enfriar el combustible. También se desplaza el oxígeno, con lo que hay un efecto de sofocación que contribuye a apagar el fuego. Funciona muy bien con fuegos de clase A, B, C y cualquiera de sus variantes eléctricas.

Extintores específicos para  metales combustibles o aleaciones metálicas

Suelen actuar por sofocación, generando una capa o barrera entre el metal y el aire, de modo que impidan al fuego respirar y expandirse. En efecto, son la mejor opción para fuegos de clase D y eléctricos metálicos.

Extintores a base de acetato de potasio

Especialmente diseñados para combatir fuegos producidos sobre aceites y grasas de freidoras, cocinas, etc. siendo estos más útiles como medidas de seguridad en restaurantes. El acetato potásico se descarga en forma de niebla que, al entrar en contacto con el aceite o grasa, crea una espuma jabonosa que separa la superficie del aire. Además, parte de las gotas de la neblina se vaporizan refrigerando el aceite o grasa en combustión. Por ese motivo es perfecto para fuegos tipo B y C.

Extintores a base de compuestos halogenados

Actúan igual que los anteriores, rompiendo la reacción en cadena del fuego, con la ventaja de no dejar vestigios ni residuos. Tampoco son conductores de la electricidad. Por tanto, permite apagar fuegos B, C y eléctricos.

La mejor protección contra incendios

Ahora podrás comprobar si el extintor más cercano es el adecuado para la ubicación en la que estés. En casa, lo más recomendable es tener un extintor cerca del detector de humos conectado al dispositivo de alarma.

Clases de extintores según el tamaño

Los tamaños de venta al público de los extintores varían desde 1 Kg. hasta los 100 Kg. Según el agente extintor que contengan, su volumen y carga pueden variar, por tanto, según su tamaño se clasifican de la siguiente manera:

  • Polvo – 1Kg. hasta 9Kg.
  • Agua – 1Kg. hasta 12Kg.
  • C02 – 2Kg. hasta 10Kg.
  • Automáticos – 6Kg. hasta 9Kg.
  • Con ruedas – 25Kg, 50Kg o 100Kg.
  • Otros – 1Kg. hasta 12Kg.

Sin embargo, en entornos profesionales, el volumen y tamaño aumenta considerablemente. Por ejemplo, un camión cisterna puede albergar hasta 38.000 litros de agente extintor.

Clases de extintor según la clase de fuego a extinguir

También es posible catalogar los extintores según aquello que son capacez de apagar. Por tanto, es necesario diferenciar los posibles tipos de fuego. Para ello, el fuego se clasifica según el principal combustible que lo hace arder. Por tanto, la clasificación quedaría de esta manera:

  • Cuando el combustible es sólido, se trata de un Fuego Tipo A.
  • Si el combustible es líquido, será un Fuego Tipo B.
  • En caso de que el combustible sea gaseoso, habrá un Fuego Tipo C.
  • Si el combustible es metálico, será un Fuego Tipo D.
  • En caso de producirse un incendio a base de aceites vegetales o animales será un fuego Tipo K.

A parte, existen los fuegos eléctricos. Este tipo de incendio se puede producir en base a cualquier tipo de combustible. El único requisito para que un fuego sea eléctrico es que su combustible sea conductor de una corriente eléctrica. Esta circunstancia es más común con metales y líquidos, no obstante, es posible con muchos gases e infinidad de sólidos.

Descubre cómo actuar si hay un incendio en un negocio con gente dentro

Tipos de extintor según su agente extintor

En función del agente extintor, existen los siguientes tipos de extintores:

  • Agua: fuegos de clase A sin electricidad.
  • Agua pulverizada: fuegos de clase A y B.
  • Espuma: fuegos de clase A y B.
  • De polvo: fuegos de clase A, B, C y eléctricos.
  • De CO2: fuegos de clase A, B, C y eléctricos.
  • Específicos para metales: fuegos de clase D y eléctricos.
  • De acetato potásico: fuegos de clase B y C.
  • De compuestos halogenados: fuegos B, C y eléctricos.

Extintores de agua

El agua a presión de estos extintores extingue las llamas por enfriamiento al poseer un gran poder de absorción de calor. Además, también este tipo de extinto sofoca el fuego, pues toda el agua evaporada a altas temperaturas de combustión expande su volumen en tal medida, que desplaza el oxígeno y los vapores de combustión. Es una de las mejores opciones para fuegos tipo A.

Extintores a base de agua pulverizada

La diferencia con los extintores de agua comunes es que, en este caso, la descarga se produce en finas gotas que generan una especie de niebla, consiguiendo mayor efectividad en la lucha contra el fuego. Por ese motivo, a parte de ser útiles contra fuegos tipo A, también se pueden utilizar contra fuegos tipo B.

Extintores a base de espuma (AFFF)

Al igual que ocurre con los extintores a base de agua, los de espuma ahogan las llamas por enfriamiento y sofocación. En este caso se debe a que la espuma crea una capa continua acuosa que desplaza el aire, enfría e impide posibles escapes de vapor que podrían generar más llamas. Óptimo para fuegos tipo A y B.

Extintores de Polvo Químico seco triclase ABC

El efecto químico que se produce con las llamas al poner en funcionamiento este tipo de extintores rompe la reacción en cadena del fuego. Además, el fosfato monoamónico que los compone se funde con las llamas y crea una sustancia pegajosa que se adhiere en cualquier elemento sólido, creando una barrera protectora frente a las llamas. Es perfecto para fuegos tipo A, aunque funciona igual de bien con fuegos de clase B, C y eléctricos.

Extintores de dióxido de carbono o CO2

En estos casos, al descargar el gas encerrado a presión dentro del extintor, el CO2 se expande abruptamente y su temperatura desciende de tal manera que se convierte en hielo seco o nieve carbónica, lo que permite enfriar el combustible. También se desplaza el oxígeno, con lo que hay un efecto de sofocación que contribuye a apagar el fuego. Funciona muy bien con fuegos de clase A, B, C y cualquiera de sus variantes eléctricas.

Extintores específicos para  metales combustibles o aleaciones metálicas

Suelen actuar por sofocación, generando una capa o barrera entre el metal y el aire, de modo que impidan al fuego respirar y expandirse. En efecto, son la mejor opción para fuegos de clase D y eléctricos metálicos.

Extintores a base de acetato de potasio

Especialmente diseñados para combatir fuegos producidos sobre aceites y grasas de freidoras, cocinas, etc. siendo estos más útiles como medidas de seguridad en restaurantes. El acetato potásico se descarga en forma de niebla que, al entrar en contacto con el aceite o grasa, crea una espuma jabonosa que separa la superficie del aire. Además, parte de las gotas de la neblina se vaporizan refrigerando el aceite o grasa en combustión. Por ese motivo es perfecto para fuegos tipo B y C.

Extintores a base de compuestos halogenados

Actúan igual que los anteriores, rompiendo la reacción en cadena del fuego, con la ventaja de no dejar vestigios ni residuos. Tampoco son conductores de la electricidad. Por tanto, permite apagar fuegos B, C y eléctricos.

La mejor protección contra incendios

Ahora podrás comprobar si el extintor más cercano es el adecuado para la ubicación en la que estés. En casa, lo más recomendable es tener un extintor cerca del detector de humos conectado al dispositivo de alarma

 

Información recogida en blog de dispositivos contra incendios 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

QUE NO TE ENGAÑEN

  • No hay aviso a policía sin verificación desde el BOE 02/2011 si el aviso es falso la multa la paga el cliente.
  • No hay grabación de imagen solo una ráfaga de 5 fotos.
  • Todo el material recopilado está en manos de las compañías sin poder acceder a él ante la necesidad del cliente.
  • No dispones de un vigilante 24h si no haces el pago elevado del servicio.
  • Siempre acaba exponiendo su seguridad el cliente.

CON NOSOTROS

  • Acceso inmediato a verificación desde tu smartphone para aviso a policía.
  •  hay grabación de VÍDEO 24h.
  • Todo el material recopilado está en tu poder para poder durante 8 días de grabación ampliable y descargable.
  • NO expones tu seguridad acudiendo a la alarma sin saber que te puedes encontrar.
  • 7 SEGUNDOS LA RESPUESTA MÁS RÁPIDA DEL MERCADO.
  • SIN CUOTAS INFINITAS.
  • Equipo protegido jurídicamente.

Nuestra seguridad

Nuestro sistema de seguridad es totalmente interactivo. Puedes consultar directamente las imágenes desde tu teléfono, girar las cámaras, armar y desarmar el sistema…etc. Observa en directo lo que está sucediendo en tu hogar o negocio o consulta las imágenes de lo que ha sucedido en días anteriores. Toma el control de tu seguridad.

Las cámaras de INTEGRA incluyen los últimos avances en tecnología de la seguridad:

  • Visión 360º: Obtén una visión total de hogar o negocio. Controla el movimiento de la cámara con el móvil.
  • Video de Alta Definición: Visualiza todos los detalles, la calidad de nuestras cámaras permite la identificación de personas o matriculas
  • Visión nocturna: Incluso en condiciones de poca luz nuestra cámara sigue proporcionando una buena calidad de imagen para que puedas estar tranquilo también cuando no estas en tu hogar o negocio.

Audio: Recibe y emite sonido gracias a su micrófono y altavoz incorporados.

Los carteles disuasorios son una herramienta eficaz en la prevención contra los robos o hurtos. Nuestros carteles son muy visibles y diferencian tu hogar o negocio como un lugar protegido disuadiendo los intentos de robo desplazando la atención de el posible ladrón a otros objetivos más vulnerables.

La central permite activar y desactivar el sistema de seguridad de Integra. Incluye también la sirena disuasoria y la configuración de los códigos de armado y desarmado.

Incluye también un mando que permite el armado, armado parcial, desarmado y un botón SOS.

Incluye también un mando que permite el armado, armado parcial, desarmado y un botón SOS.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola !
¿En qué podemos ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: